Narcoseries, ¿qué hacer con ellas?

La discusión sobre la relación entre televisión y violencia tiene el mismo número de años que la televisión misma. Los muchos estudios que han tratado de mostrar los efectos de los medios de comunicación han resultado una guía interesante que ha dado pistas.Sin embargo, también se tiene que identificar que en algún sentido vivimos en algo así como hoyos negros: bien a bien no sabemos exactamente ante qué estamos.

Hemos evolucionado en el estudio de los efectos de los medios. En los años cincuenta y sesenta se estudiaba la reacción de los niños ante la televisión particularmente durante los comerciales, tiempo, se supone, que es cuando se deja de atender directamente a la televisión.

Si llegaba la inquietud, el retozo o las peleas se lanzaban unas serie de hipótesis en que se señalaba a la televisión como generadora de estas reacciones. A la distancia aparece todo esto como muy obvio pero en su momento se tomó como un referente para entender el fenómeno de la televisión y lo que provocaba. Los estudios tuvieron su apogeo en muchas universidades de EE. UU. y en otras tantas del país.

El papel de los medios es un tema de muchos años. Hay muchos elementos para discutir. Son parte de la sociedad y por ende no son ajenos a ella, con todo y que sus propietarios sean empresarios de peso económico y político y que ejerzan una abrumadora influencia.

A pesar de su direccionalidad, los medios tienen que ver con la gente, tanto en su ocio como en su vida misma.

La idea de prohibir la difusión de algún tipo de contenido nos lleva a los terrenos de la libertad de expresión. El recurrente debate sobre la prohibición de los narcocorridos por lo general termina en que se escuchen en las casas, en las trocas o en las tocadas. No hay manera de erradicarlas porque reflejan y son parte de la vida de muchas comunidades, independientemente de que algunos narcocorridos estén marcados por su apología de la violencia.

La asociación “A Favor de lo Mejor” publicó ayer un desplegado con una exigencia: “¡No a las narcoseries en televisión abierta!”. La publicación ya provocó una gran cantidad de comentarios en las redes. Se argumenta, entre otros motivos que: “..advertimos el prejuicio que conlleva la promoción del estilo de vida de los criminales, así como la falsa promesa de que el delito pueda ser camino para la gestación de héroes o para el fácil enriquecimiento”.

¿Qué tanto los medios van a presentar a través de estas series elementos que le sean nuevos a los televidentes? ¿Qué tanto se van a ver elementos que le sean ajenos a la cotidianeidad que vive la sociedad? ¿Tiene sentido prohibir una televisión que presenta elementos de la vida del país y que tiene que ver con la corrupción y la perversa, relación existente entre gobiernos y delincuencia organizada?

¿Es tan poderosa la televisión, como referíamos al inicio del artículo, como elemento casi único de las audiencias para determinar modelos y conductas? ¿Qué tanto estamos ante una prohibición que nos lleva de manera directa a una disyuntiva sobre un tema profundamente delicado: la libertad de expresión?

No se puede soslayar que el narcotráfico ha provocado una descomposición social brutal. Sin embargo, lo que ha pasado estos años en el país debe ser documentado y difundido. En la televisión, y en general en los medios, todo depende de cómo se hagan las cosas y en que horarios se difundan y en esto no importa que sea televisión abierta o de paga.

Es cuestión de ver lo que pasa en las redes y que está a la vista de todos antes que prohibir. Mejor pensemos en exigir calidad y seriedad. Muchas de estas series se mueven en los terrenos de la realidad y la ficción, como las telenovelas.

 

RESQUICIOS.

Así nos lo dijeron ayer.

* Las altas y bajas del dólar se deben al menor margen entre Clinton y Trump, lo que ha movido los mercados, y la eventual decisión de la FED en subir sus tasas de interés el miércoles.

José Manuel Martínez, Editor Gral. CNN Expansión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s